Las Taules, arqueología y secretos en Menorca

En las Islas Baleares uno de los principales atractivos históricos es el del patrimonio arqueológico, y Menorca es una de las regiones con mayores restos de antiguas civilizaciones. No solo por la abundancia, sino también por los oscuros orígenes y la diversidad de sus formas, un recorrido por las Taules de Menorca es una de esas aventuras inolvidables en Baleares.

La otra cara de la isla de Menorca está representada por las Taules, cuyo nombre viene de la deformación de la palabra inglesa ‘tables’ y refiere a la forma de mesa que tienen las construcciones de piedra.

Casi todos los poblados prehistóricos de Menorca tienen alguno de estos monumentos, y aún está en debate si cumplen funciones de monumento funerario, o lugar ritual u observatorios astronómicos de la antigüedad.

Las excavaciones aún continúan en varias de las zonas aledañas, y los investigadores siguen debatiendo y buscando pistas que den datos fehacientes de los usos de estas monumentales estructuras, pero mientras tanto, envueltas en misterio y belleza, las Taules siguen invitando a los viajeros de todo el mundo a disfrutar de la magia y los secretos de Menorca.

Vía: menorca

Dalt Vila, paseos imperdibles en Ibiza

La ciudad vieja en Ibiza es conocida con el nombre de Dalt Vila, y es uno de los destinos que no puedes perder de vista si estás de vacaciones por la isla.

El recinto amurallado es una de las joyas de Ibiza, una forma de mantener su estilo mediterráneo con calles empinadas y callejones de forma laberíntica.

Desde el centro de Ibiza, más moderno, hacia las afueras en la zona conocida como ‘antigua’, Dalt Vila es el corazón del turismo en Ibiza.

Entre los puntos de interés está la llamada Puerta de ses Taules, vigilada por dos antiguas estatuas romanas. Detrás del portal encontramos el Patio de Armas y más allá la Plaza de la Villa, el centro del barrio antiguo.

Desde allí se pueden observar increíbles panorámicas, como la isla de Formentera en la distancia o la bahía de Ses Salines.

También está cerca el Museo Arqueológico de Ibiza, la plaza de la catedrál, o el Puig de Molins que es una antigua necrópolis fenicia, la más grande y mejor conservada de todo el mundo con cerca de 3000 tumbas.

Dalt Vila fue fortificao por Felipe II para proteger la ciudad de los ataques piratas y la UNESCO declaró la zona Patrimonio de la Humanidad de 1999.

Vía: ibiza-sportlight