Rincones de Mallorca


Volvemos una y otra vez a Mallorca, todas las veces que podamos, y cada vez tenemos que investigar muy bien qué lugares podemos visitar, ya sea nuestra primera vez en la hermosa Isla o la décima vez que la podemos visitar.

No podemos dejar de visitar el maravilloso Palacio de la Almudaina, se encuentra ubicado frente a la Catedral en Palma de Mallorca. Este palacio fue residencia de los fueran reyes de Mallorca en los siglos XIII y XIV. Su planta fue diseñada de manera rectangular, y uno de sus atractivos mayores es su torre su torre que se encuentra rematada con una estatua del Arcángel San Gabriel. La hermosa fachada está orientada al mar.

Otro imperdible son sin lugar a dudas; Los Baños Árabes, que con su edificio da cuenta de la huella que dejó la arquitectura árabe y los pocos ejemplos que quedan en Palma de Mallorca. Ubicados en los jardines de la casa señorial de Can Fontiroig. Un arco en forma de herradura nos da la bienvenida a lo que fue el mundo de los baños árabes. Desgraciadamente sólo se conserva lo que fue la sala principal de baños calientes, una sala cuadrada con un bello pasillo de 12 columnas.

Vía: Portal de turismo de las Islas Baleares

El legendario Bar Abaco


En plena ciudada antigua de Palma se encuentra el bar Abaco. A muy pocas cuadras de la autovía del Poniente, muy cerca de la Carrer d’Apuntadors, en la calle San Juan, el bar Abaco abre sus puertas y ofrece sus servicios de calidad. Dentro de un edificio de la época barroca, un fiel exponente de la arquitectura mallorquina, el bar se distingue por la calidad de su servicio y el ambiente cálido y agradable. Su especialidad es la coctelería y cuenta con una decoración con centros florales y bodegones de frutas, ideal para disfrutar por la tarde de unos buenos tragos.

Toda la ambientación del bar está pensada para que los comensales pasen un largo tiempo, disfrutando de las tapas y de las bebidas. Por ello encontramos muchos de los arreglos originales de la casa, pero modernizados y aptos para el uso continuo. Las sillas de madera, las mesas con sus manteles y arreglos y la imperdible escalera, conforman un ambiente súmamente confortable, ideal para disfrutar de un buen rato, acompañados por la música clásica que se escucha en todo el bar y que brinda así el contexto adecuado para una tarde de placer. La atención personalizada es otro de los puntos fuertes del bar, que hacen sentir a los parroquianos como si estuvieran en su propia casa.

Vía: Web del bar Abaco

El Museo Joaquín Torrents


En Palma de Mallorca hay un Museo muy interesante dedicado en su totalidad a la figura y obra de Joaquín Torrents Lladó, y la casa museo lleva su nombre. Este personaje que pasó gran parte de su vida en esta isla balear, al mismo tiempo que itineraba con otras ciudades de España y otros países europeos. Joaquín Torrents, fue un gran artista plástico y hombre de teatro. La exhibición de obras hechas por él, se encuentran instaladas en lo que fue su casa. Y está compuesta principalmente por dos colecciones, la de la Fundación de Torrents Lladó, y la colección del Govern de les Illes Balears.

Oleos, acuarelas, dibujos y por supuesto algunos objetos personales del artista se pueden ver en el museo. Aparte de su actividad como escenógrafo y otras actividades teatrales, la temática principal de la obra del artista era el paisajismo y fue un destacado retratista contemporáneo. Gente como los Kennedy fueron retratados por él, o la nobleza, como la princesa Carolina de Mónaco, son sólo algunos de los retratos que podemos encontrar al visitar la casa museo. Este fue inaugurado en el 2002 muy poco después de la repentina muerte del artista, en 1993.

Vía: Web oficial de las Islas Baleares

Museo Es Baluard Museu d’Art Modern i Contemporani


Un museo que no hay que perderse al estar en Palma de Mallorca es el Es Baluard Museu d’Art Modern i Contemporani, este increíble museo está ubicado en la periferia de la fortaleza de Sant Pere, que es parte del contorno amurallado del renacimiento que envolvía la ciudad de Palma hasta principios del s. XX. El edificio del museo tiene una parte contemporánea con líneas simples que fueron pensadas para que se integraran a la vez que contrastaran con la arquitectura original del baluarte.

El museo es muy grande y tiene diversas salas, entre las que hay exposiciones fijas y otras que van siendo renovadas. En este espacio podemos ver obras de Miró, de Picasso, Kees Van Dongen, Tsuguharu Foujita, Archie GittesI, Francis Picabia, Juli Ramis entre muchos otros. También tiene un auditorio en dónde se pueden presenciar diversos recitales y espectáculos escénicos. Presentaciones de libros y muchos otros eventos de la vida cultural mallorquina. Otro atractivo es la tienda en donde podemos adquirir regalos y recuerdos de nuestro paso por este hermoso recinto. Y por último y para no dejar de tener una experiencia placentera redonda, pasar al restaurante que se encuentra en la terraza, desde donde podemos comer y beber teniendo unas vistas espectaculares de Mallorca.

Vía: Portal del Es Baluard Museu d’Art Modern i Contemporani

Caminando por Los Baleares

Una de las mejores maneras de disfrutar de un paisaje y apropiarse de los caminos es sin duda alguna la de recorrer a pie un lugar. Y si de hacer deporte se trata las Islas baleares ofrecen unas rutas espectaculares para hacer senderismo, en los que se puede disfrutar de un aire puro y paisajes incomparables.

Algunos senderos que recomendamos pueden ser por ejemplo la Ruta Verde del Olivo, en Mallorca, ésta comprende a su vez distintos senderos. Uno que es, desde la Plaza Mayor de Caimari hasta Binibona, es una marcha de grado sencillo, que su recorrido se lleva aproximadamente 45 minutos. La segunda ruta es Caimari-Monasterio de Lluc.

Este trayecto va en su mayor parte por el antiguo camino empedrado y escalonado que conduce al Santuario de Lluc. Y el tercer sendero de esta Ruta es Ruta Caimari – Puig de n’Alí. Esta propuesta le permitirá descubrir una de las rutas menos visitadas de la Sierra de Tramuntana.
Uno de los recorridos para los que tienen un paso muy resistente es el de Punta Nati hasta Cala Morell. Este recorrido que va bordeando toda la costa y pasa por acantilados de hasta 50 mts. Vale la pena por sus impresionantes vistas.

Vía: Illesbalears

Artesanos en baleares

Uno de los atractivos de viajar a cualquier destino es sin duda alguna sus artesanías. Esos objetos únicos de una región que al llevarlos a la casa podemos conservarlos teniendo en la memoria aquellos paisajes y un pequeño pedazo del corazón de ese lugar.

Las Islas Baleares no son una acepción si de artesanías se trata. Algo muy bello de adquirir es el calzado tradicional las bellísimas sandalias típicas de Menorca, llamadas avarcas. Después podemos comprar para regalar a nuestros amigos y claro a nosotros mismos, un buen Gin Xoriguer, que es una ginebra de vino de uva aromatizada con vayas de enebro, o una deliciosa miel de Menorca cotizada desde el s. XV.

Después en Mallorca podemos disfrutar de la gran producción de la almendra o “Amentla de Mallorca” después de disfrutar el espectáculo propio de los campos de almendros, podemos degustar la almendra en todas sus presentaciones, postres, platillos, y productos de perfumería. Luego para continuar con esta misma línea de artesanías que agradan al paladar, porque no disfrutar de unos orejones de Porreres, también en Mallorca.

No podemos pasar por Ibiza sin visitar los talleres de artesanía en Dalt Vila, declarados como Patrimonio de la Humanidad en 1999 por la UNESCO.

Vía: Illesbalears

Dalt Vila, paseos imperdibles en Ibiza

La ciudad vieja en Ibiza es conocida con el nombre de Dalt Vila, y es uno de los destinos que no puedes perder de vista si estás de vacaciones por la isla.

El recinto amurallado es una de las joyas de Ibiza, una forma de mantener su estilo mediterráneo con calles empinadas y callejones de forma laberíntica.

Desde el centro de Ibiza, más moderno, hacia las afueras en la zona conocida como ‘antigua’, Dalt Vila es el corazón del turismo en Ibiza.

Entre los puntos de interés está la llamada Puerta de ses Taules, vigilada por dos antiguas estatuas romanas. Detrás del portal encontramos el Patio de Armas y más allá la Plaza de la Villa, el centro del barrio antiguo.

Desde allí se pueden observar increíbles panorámicas, como la isla de Formentera en la distancia o la bahía de Ses Salines.

También está cerca el Museo Arqueológico de Ibiza, la plaza de la catedrál, o el Puig de Molins que es una antigua necrópolis fenicia, la más grande y mejor conservada de todo el mundo con cerca de 3000 tumbas.

Dalt Vila fue fortificao por Felipe II para proteger la ciudad de los ataques piratas y la UNESCO declaró la zona Patrimonio de la Humanidad de 1999.

Vía: ibiza-sportlight