La Mola y los faros de Formentera

Tal vez lo que necesitamos es un buen viaje relajante, y un sitio ideal para ello son las playas de Formentera, en las Baleares. Recorrer sus espectaculares rutas verdes. Conocer el encanto de esta pequeña alhaja del Mediterráneo. Un verdadero paraíso. Los faros de esta isla son un verdadero atractivo a visitar en el puerto, en La Savina, el de Es Cap de Barbaria, y no podemos olvidarnos de conocer el de La Mola. Estos faros siempre acompañados por los hermosos paisajes que los rodean. Algo más para descubrir son las playas de Ses Illetes. Declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, por sus espectaculares fondos marinos ideales para practicar buceo.

Formentera es sin duda alguna uno de los últimos paraísos del Mediterráneo, que ha sabido relacionar la protección del medio ambiente con el turismo. Sus aguas cristalinas, su clima templado y su ubicación un tanto escondida la hacen un destino tranquilo y perfecto para desconectarnos de todo. Al pasear por sus playas nos contagia la sensación de libertad que está en el aire de Formentera.

Su cuidado por la naturaleza y el trabajo de conservación cultural de la región, le dan un atractivo único, para los viajeros que están en busca de sitios originales.

Vía: Formenteraweb

Santa Ponça, las hermosas playas de Mallorca

Santa Ponça es una de las localidades costeras más importantes de Mallorca, en el extremo oeste y en el municipio de Calvià. Entre los múltiples destinos vacacionales en las Islas Baleares destaca por sus playas limpias, una gran variedad de servicios y oferta hotelera de primer nivel.

A diferencia de localidades cercanas como Magaluf, la actividad nocturna en Santa Ponça es animada, pero sin llegar a los extremos. Otras zonas que han ayudado a posicionar la localidad en el turismo español son el puerto deportivo y el campo de golf.

Santa Ponça tiene actividades para todas las edades y pese a estar en franco crecimiento, la zona todavía no tiene la concurrencia masiva de turistas extranjeros por lo cuál son cientos los españoles que llevan adelante sus vacaciones en Santa Ponça cada mes.

La historia de Santa Ponça también está repleta de momentos importantes, en 1229 Jaume I, el conquistador desembarcó con parte de su ejército catalano-aragonés y empezó lo que sería la invasión cristiano de la isla.

En la zona de las duras hay un pinar y una franja costera de gran tamaño para pasear y disfrutar del sol y los paseos al aire libre, un entorno natural de lujo para disfrutar al máximo las ofertas veraniegas de las Islas Baleares.

Vía: Visitsantaponsa